¿QUE HACE UN LEGAL MANAGER EN UN PROYECTO MUSICAL?

Cuando un artista desarrolla su proyecto musical de forma empresarial y no como un simple “hobbie” o pasatiempo, es usual que le dedique tiempo e inversión a la construcción y al desarrollo de un equipo de trabajo con el cual se espera contar. Es decir, qué profesionales y personal fundamental podría aportar a que un proyecto crezca y matenga una curva de ascenso a través del tiempo. Sin embargo, no todos los artistas tienen la capacidad económica o la posibilidad de contar con una amplia inversión para contratar un equipo de trabajo ideal; de hecho, es una minoría la que puede tener acceso inmediato a un equipo que pueda abarcar todas las necesidades que requiere un proyecto artistico. Por esta razón, a la hora de iniciar un equipo administrativo solido es clave priorizar y seleccionar los profesionales que con más urgencia puede requerir el proyecto. Por ejemplo, es posible que un artista inicie mejorando su imagen de manera independiente o siendo su propio personal manager. Sin embargo, a través de los años hemos visto que todo proyecto serio requiere dentro de su equipo primario el apoyo, los conocimientos, las habilidades y la información que posée un legal manager, equipo jurídico o abogado especializado en la industria de la música.

La tarea del abogado en el negocio de la música va más allá de la revisión de contratos o de brindar una asesoría enfocada a cerrar una negociación o trato. Un legal manager, por su capacidad de asesorar a tantos proyectos y participantes, en muchas ocaciones es el encargado de traer nuevos negocios y oportunidades. Por ejemplo, podría ser el contacto entre dos artistas o conseguir una cita con un productor, con la finalidad de que se realicen nuevas colaboraciones o nuevos vinculos. En ocasiones, es quien se encarga de conseguir un manager y demás miembros del equipo acorde a las necesidades del proyecto musical. Por otra parte, tiene la posibilidad de dar a conocer el proyecto a personas o compañías interesadas en invertir o en hacer propuestas relevantes, como lo serían, los inversionistas de capital, las compañías discográficas o las editoras musicales, atendiendo a las necesidad específicas que en el momento requiera el proyecto.

También, es el encargado de realizar reclamaciones y gestionar dineros sin reclamar, dirigidos al apalancamiento del proyecto musical, como podrían serlo las distintas regalías o adelantos dados por firma de contratos internacionales. Adicionalmente, un abogado de la industria se asegura de darles protección a los activos intangibles del proyecto, como sus marcas y obras musicales. Incluso, trabaja en la consecución de deducciones e incentivos en materia de impuestos, pues estas hacen parte de las funciones que realiza un abogado en el transcurso de su acompañamiento.

Adicionalmente debemos saber que, realizar una correcta selección de un legal manager es aún más importante que contar con uno. Debido a que, son los abogados en la industria quienes deben estar al tanto de las negociaciones, ofertas y del mercado musical en general. En consecuencia, una incorrecta elección podría acabar con la posibilidad de tener un gran aliado durante toda su carrera.

Al momento de elegir, la confianza y comodidad son indispensables. Igualmente, debe tener muy en cuenta los honorarios, consiguiendo se ajusten al presupuesto del proyecto y que este trato sea honesto. Para que así, no haya sin sabores en el futuro que puedan afectar la relación. Además, es relevante, al seleccionar su legal manager, procurar que este tenga contactos e influencias debido a que, en ultimas, la musica es una red de contactos. Teniendo presente que, en ultimas, lo más importante es el talento y el producto distintivo del artista.

Finalmente, para asegurar la consecución de un buen abogado, hay una pregunta clave, ¿Qué experiencia en el negocio de la música tiene o en que negociaciones a participado? Esto, debido a que, es fundamental que su legal manager hable el mismo idioma, conozca elementos fundamentales como la data o el streaming y comprenda las necesidades especialísimas de la industria. Para asegurarse de esto, puede pedir referencias a otros artistas o personas del medio.

Por último, siempre debe dejar el acuerdo con su abogado por escrito y depositarlo de manera muy clara, para que pueda establecerse una relación de confianza, proyectada a largo plazo y donde ambas partes trabajen mancomunadamente en conseguir el ascenso sostenible y duradero del proyecto musical.

Escrito por: Camila Contreras Abogada en DESTRA Entertainment Lawyers.